sábado, 18 de junio de 2016

EL TERROR DE PUERTO RICO


Judicial  


Este hombre sometía sexualmente a sus propias hijas 




El  pasado 13 de Junio fue capturado en el barrio centro de Puerto Rico Meta José Albeiro Restrepo Sánchez de 52 años de edad por orden judicial, acusado de acceso carnal abusivo con menor de 14 años en concurso heterogéneo y sucesivo con incesto por solicitud de la fiscalía 14 seccional. Este individuo aceptó los cargos y aceptó haber abusado de cuatro de sus hijas de edad de 10, 12, 16 años y una mayor de edad, las cuales convencían de hacerle masajes con cremas y en medio de los masajes las obligaba a dejarse acceder carnalmente, según dijeron las niñas en la denuncia que su madre presentó ante las autoridades

Este hombre “El terror de Puerto Rico” vivía en Pto. Toledo, centro poblado, ubicado en las riveras del río Güejar. Después de la separación con su mujer, dos de las hijas se fueron a vivir con la mamá, y le contaron que su padre abusaba de ellas. La hija de 16 años y la mayor de edad se quedaron a vivir con él, las cuales obligaba a planificar, este hombre por mucho tiempo abusó de sus propias hijas. Ahora las niñas fueron dejadas bajo protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y esta autoridad determinó la entrega inmediata a su madre. Este acto ha dejado un panorama de consternación y asombro en medio de la comunidad, que se sigue preparando para decirle adiós al conflicto que nos ha acompañado por tanto tiempo; pero que mientras sigan ocurriendo cosas como estas, seguiremos viendo como la paz en los hogares se esfuma como agua entre los dedos. 

Hacemos el llamado a las familias para que denuncien ante las autoridades competentes cualquier acto sospechoso en contra de la niñez, es tarea de todos proteger nuestros niños y niñas. Busquemos que la niñez tenga confianza en su madre y padre. Escucharlos cada día hace parte del amor de familia. Estar pendientes de cualquier cambio que indique que algo anda mal. Digamos no al abuso de los niños y niñas, digamos si a la protección. 



Por Cesar Marín 
Corresponsal Pto. Rico Meta