jueves, 11 de agosto de 2016

LÁGRIMAS VERDES QUE LAMENTAN LA MUERTE




Motosierras en el corazón verde de la ciudad. 


Tal vez 20 años de ofrecer a la ciudad la renovación de aire, transformando el monóxido de carbono en oxígeno puro como un aporte valioso a la salud, así no se reconozca. La extraordinaria capacidad de generar una temperatura adecuada para su entorno, sin desconocer la belleza que representan estos grandotes, en un mundo cada vez más invadido por el cemento. 

Estos hermosos árboles que circundan el Coliseo Alan Jara en la ciudad de Granada Meta carrera 13 entre calles 13 y 14 están siendo derribados de manera inmisericorde, “estos es una arboricidio” dice un comerciante, es “una masacre”. La verdad es que nos pasa como el personaje del campesino y colombianita, “muchos hablan y ninguno se compromete”.

Triste e impotentes se quedas unos y otros, en pleno montaje para el Festival de la Cosecha Llanera, ya las motosierras empezaron a demostrar su capacidad de devastación, seis (6) frondosos y espléndidos arboles fueron arrasados, ésta es la suerte que le espera a por lo menos doce arboles más.

Cormacarena entidad encargada de preservar y velar por la conservación de nuestro ecosistema otorgó las licencias para el derribo de estos amigos de la ciudad que impotentes sienten el filo de las cuchillas que despiadadamente los matan de tajo. El exgobernador Alan Jara asignó los recursos para la remodelación de este edificio, el cual dará paso a una moderna plazoleta y espacios de integración y cultura, lo que poco sabíamos era que se tuvieran que sacrificar los árboles que dan vida al sector.

Cada día el calentamiento es más angustiante. Esta área de la ciudad sin estos árboles va a sufrir el rigor de temperaturas elevadas y no habrá lamentos que valgan.

Tal vez estamos a tiempo de evitar la inconciencia ambiental, porque el pretexto de la modernidad y el desarrollo no puede estar por encima de nuestra naturaleza y su vida.

Alexander López Castaño
Director Periodístico